Confederación Argentina de Futsal

CRISIS Y PLANIFICACION

0

Comunicado Oficial

Estimados Compañeros
Del Fútbol de Salón / FUTSAL Argentino.

Vuestra atención.
La presente tiene la intención de ser un mensaje alentador y esperanzador a pesar de que estamos viviendo un fenómeno inédito, nunca antes visto, donde a la frágil situación económica del país, se le suma la pandemia y las cuarentenas que nos hunden sin remedio en una profunda crisis sanitaria, económica y social.

Lamentablemente sabemos que de esta crisis, algunos no podrán salir y los que tengan posibilidad de salir, lo harán con un gran esfuerzo y en un plazo no menor a los tres años. Será una dura prueba a la capacidad de adaptación, a la organización y a la creatividad donde solo podrán sobrevivir los que solidariamente se unan en un proyecto.

Lo que nos espera a la salida de la cuarentena, no serán tiempos de individualismos donde muchos deberán postergar planes porque será imposible dar respuestas a quienes a través de nuestra estructura deportiva quieren llegar “al sueño de vivir del deporte”. Este tiempo nuevo y este nuevo paradigma, exigirá de nosotros (igual que en 1995), lucha, esfuerzos, sacrificios y desprendimiento.

Lo malo de esta situación es que las pérdidas nos harán retroceder como mínimo a estadísticas comparables al 2015 y lo bueno es que afortunadamente los cimientos que construimos, son tan fuertes que podrán resistir sobre ellos, una nueva construcción que va a reemplazar a lo que perdimos por el derrumbe.

Uds. y todos y cada uno de los responsables de liderar las organizaciones locales, provinciales, nacionales o internacionales, no solo deben “tener amor puro por lo que hacen”, sino que deben disponer de tiempo para ocuparse y trabajar sobre un plan con objetivos, pasos y plazos posibles.

En esta crisis, todos somos necesarios, pero lo son aún más, los hombres que ante los problemas demuestren coherencia, mesura, disciplina y templanza, que no tenga ningún interés personal, pero si tenga relaciones de todo tipo tanto a nivel nacional como internacional y sobre todo es imprescindible que los baqueanos que nos guíen por el camino a la salida, “Tengan experiencia demostrada en la gestión”.

Ya mostramos nuestra resiliencia y nuestra capacidad de renacer de las cenizas cuando enfrentamos una crisis mucho más grande que esta.

Sucedió después del Mundial 1994, cuando caímos en una crisis terminal que tenía a la argentina dividida en dos: Ushuaia, Mar del Plata, Metropolitana, Córdoba, Mendoza, Corrientes y Misiones por un lado y Río Grande, Río Gallegos, Rosario y Formosa por el otro (*) Heredamos entonces una deuda de USD 419.000, quedamos fuera del sistema deportivo de la TV y de Estado (hasta hoy) por el escándalo del Mundial y por cantidad de subsidios no rendidos, en Personas Jurídicas, se debían 16 años de Asambleas, no sabíamos cuántos éramos porque no existía un padrón de jugadores, la competencia nacional promediaba solo tres torneos nacionales por año y teníamos que recomponer nuestra imagen no empezando de cero, empezamos desde debajo de la tierra.

En esa época solo teníamos a favor el reconocimiento de los países del mundo, por haber salvado el mundial y evitado la desaparición de FIFUSA y nuestro deporte.

Los que vienen no son tiempos de improvisaciones y como dice el Prof. José María Cuadrillero “Son tiempos de grandeza, no de agrandados”. Tenemos que estar tranquilos para poder ocuparnos de lo urgente y de lo importante. Hay que superar conflictos que no nos llevan a ningún lado y solo consiguen dañar la imagen de la CAFS, porque hoy, más que nunca, tenemos que estar unidos.

Somos gente de trabajo, de sacrificio y de lucha, nunca nadie nos regaló nada (todo lo contrario). Todos sabemos que a lo poco o a lo mucho que llegamos, llegamos sobre los hombros de mucha gente que en todo el país dejo su vida en la construcción de esta realidad.

El Comité Ejecutivo desde el mes de abril está trabajando para preparar una salida ordenada de la crisis, con un plan de crisis para el 2020 y el 2021 y un proyecto de reactivación para el 2022.

Animo, templanza y esperanza, no tenemos que dudar de que si trabajamos con tiempo y organizadamente, la tarea será exitosa, porque tenemos la capacidad necesaria para asegurar un gran destino a nuestro deporte. Aunque el éxito nos cueste, como siempre, “sangre, sudor y lágrimas”.

Como dije, son tiempos de esfuerzos, desprendimientos y ejemplos. Los que tenemos algún tipo de responsabilidad en el liderazgo debemos saber que “cuando más arriba crees que estas o más importancia te da le gente, mucho mayor es tu responsabilidad de dar ejemplos con tu conducta”.

Por favor cuídense, porque Uds. son los imprescindibles para salir de la crisis.

Un abrazo y FELIZ DÍA DE LA PATRIA”.

Pedro R. Bonnettini

(*) Vean la diferencia existente entre las afiliadas que teníamos a septiembre de 1995 y las que tenemos hoy. Es enorme la diferencia entre lo que recibimos y lo que hoy tenemos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.